sábado, 30 de diciembre de 2017

Interviewing Resistance: Ambivalently Yours

As some of you already know, I'm currently interviewing artists, activists and mostly, both. This week I'm posting an interview with the feminist artist Ambivalently Yours (Tumblr: ambivalentlyyours.tumblr.com / Instagram: instagram.com/ambivalentlyyours). She defines her project as "feminist rants / questionable advice / too much pink".

I've also posted the interview in Spanish so you can all read it in both languages. I'm not a professional translator, but I tried my best!

1. You draw and write a lot about feelings, ambivalence, vulnerability. Through a feminist lens, i often get the feeling that it's men who should become more emotional, while women should toughen up like them. I, however, believe that all of us should allow ourselves to show our true emotions and become the vulnerable human beings that we truly are. What are your thoughts on this? How do you think vulnerability and emotionality can empower women?

For me, Feminism is not trying to tell men to be sensitive and women to be tough, what feminism and gender studies are trying to do is break down the binaries of gender identity. Looking at gender as men vs. women, ignores all the complex genders in-between and thinking of emotions in terms of male/female binaries ignores human complexities by telling half the population to be one way and the other half to be another. Patriarchal society has trained us to think that men should be stoic and women are emotional (or in other words fragile). These ideas were built to give more power to men, but in practice they are harmful to everyone. Since these rules are so present, many people believe them as truths and try to embody them at any cost. This results in men who are unable to express their emotions without feeling emasculated and women who apologise every time they feel something because they think it makes them appear too weak. In truth, humans feel emotions, whether we want to or not, and it takes a lot of strength and emotional maturity to be able to express ourselves openly. I believe that learning to understand and embrace our vulnerability and emotionality empowers all people because it helps us communicate and connect with one another more clearly and honestly.

2. You're not a professional, but you certainly are someone people come to in search of advice and understanding. You've helped and supported (and continue to help and support) so many people all around the world, many of them women. What've you learnt from them? How does this help you grow as a person and empowers you as a feminist the same way you help them grow and empower themselves?

I’m not a professional therapist, nor do I try to be, I’m an artist, and I communicate with people best through creative means. I always see the work I do as a form of collaboration. The interactions I have with people online help me as much (if not more) than they help those I respond to. The process encourages me to think about issues that I have faced and try to translate them into words and drawings that others will be able to relate to. It is a process of learning to expand my ability to feel empathy for others while also learning to understand the limits of empathy. There are some life experiences and emotions that I will never be able to relate to because of my life experience and all of the privileges I have or don’t have. This process has helped me approach my feminist convictions and life choices with a more critical eye.

3. You're an unapologetic feminist. Which should be, in your opinion, the goals and praxis of the feminist movements at the current time in order to stay radical and intersectional?

Intersectional Feminism is a very tricky concept, that often gets oversimplified in the media because feminism is “on trend” right now. While I think that it’s wonderful that more and more people are identifying as feminists, we have to be careful not to allow our ideas to get diluted and homogenised by the mainstream. Capitalist culture benefits from marketing Feminism as this one thing (often a traditionally pretty girl with her hands on her hips looking tough and wearing a quirky slogan tee), but for Feminism to be intersectional, we have to allow multiple versions of feminism to coexist. We have to listen to more narratives than just our own, and resist the impulse to only support those whose ideas are exactly the same as ours. Building feminist communities can be fun and fulfilling but it is never going to be easy. The movement always has to keep growing, evolving and redefining itself in order to avoid becoming exclusionary or meaningless.

4. You're also an artist, undoubtfully. Many people already know your art thanks to the Internet. But, in your artist statement, I got to read about anonymous notes left in public spaces. Can you tell us more about this project?

My work as Ambivalently Yours started out as a project where I left notes in public places to the things and/or places that made me feel ambivalent, then I wrote a blog post about it. It was my way to start thinking about ambivalence and how it affects my everyday life. I also invited other people to do the same and share their experience with me. (You can read it here: http://ambivalently-yours.blogspot.ca/)

5. Finally, I'm sure we'd all love to get to know you a little bit more. Which are the things that shine a light on your life, that give you hope, that make you happy and help you keep going in your hardest days in such a harsh world? Sport, spirituality, art in all its forms (both as a creator and as a consumer), activism, bonding with other people, similar or different to you... Tell us about it all!

I’ve been communicating with a lot of young people online for the last 6 years or so and it gives me hope to see them grow into complex feminist individuals with the ability to think critically while also understanding that there are something that we will always have mixed feelings about. On a more personal level, since last summer I have been trying to be kinder to myself and to care for myself more by exercising more, weeding out negative people from my life, and going to therapy on a regular basis. I’ve started to learn that you can’t do it all on your own, and that there is so much value in finding your people.

Entrevistando a la Resistencia: Ambivalently Yours, artista feminista

En la treceava entrega de Entrevistando a la Resistencia, en que entrevisto a activistas, artistas y, en la mayoría de los casos, ambas; os traigo una entrevista con Ambivalently Yours, artista feminista (Tumblr: http://ambivalentlyyours.tumblr.com/ / Instagram: https://www.instagram.com/ambivalentlyyours/).

Ella define su proyecto como "diatribas feministas / consejos cuestionables / demasiado rosa"; y aquí está la entrevista.

1. Dibujas y escribes mucho sobre los sentimientos, la ambivalencia, la vulnerabilidad. Desde una óptica feminista, a menudo tengo la sensación de que son los hombres los que deberían volverse más emocionales, mientras que las mujeres deberíamos volvernos más duras como ellos. Yo, sin embargo, creo que todas nosotras deberíamos permitirnos a nosotras mismas el mostrar nuestras verdaderas emociones y convertirnos en los seres humanos vulnerables que somos realmente. ¿Qué piensas sobre esto? ¿Cómo crees que la vulnerabilidad y la emocionalidad pueden empoderar a las mujeres?

Para mí, el feminismo no intenta decirles a los hombres que sean sensibles y a las mujeres que sean duras; lo que el feminismo y los estudios de género están intentando hacer es romper con los binarios de la identidad de género. Ver el género como hombre vs. mujer implica ignorar todos los complejos géneros que hay en medio y pensar en las emociones en términos de binarios masculinos/femeninos ignora las complejidades humanas al decirle a la mitad de la población que sea de una forma y a la otra mitad que sea de otra. La sociedad patriarcal nos ha enseñado a pensar que los hombres deberían ser estoicos y que las mujeres son emocionales (o, en otras palabras, frágiles). Estas ideas se construyeron para otorgar más poder a los hombres, pero en la práctica son dañinas para todas las personas. Dado que estas reglas están tan presentes, muchas personas se las creen como si fueran verdad e intentan ser un ejemplo de ellas a cualquier precio. Esto tiene como resultado la existencia de hombres que son incapaces de expresar sus emociones sin sentirse emasculados y de mujeres que se disculpan cada vez que sienten algo porque piensan que las hace parecer demasiado débiles. En realidad, los seres humanos sienten emociones, queramos o no, y conlleva mucha fuerza y madurez emocional ser capaces de expresarnos abiertamente. Creo que aprender a entender y abrazar nuestra vulnerabilidad y emocionalidad empodera a todas las personas porque nos ayuda a comunicarnos y conectar las unas con las otras con más claridad y honestidad.

2. No eres profesional, pero eres desde luego alguien a quien las personas acuden en búsqueda de consejo y comprensión. Has ayudado y apoyado (y continúas ayudando y apoyando) a tantas personas alrededor del mundo, muchas de ellas mujeres. ¿Qué has aprendido de ellas? ¿Cómo te ayuda esto a crecer como persona y te empodera como feminista de la misma forma en que tú las ayudas a crecer y empoderarse?

No soy terapeuta profesional, ni intento serlo; soy artista, y la mejor forma para comunicarme con las personas es a través de medios creativos. Siempre veo el trabajo que hago como una forma de colaboración. Las interacciones que vivo con personas de la red me ayudan tanto (sino incluso más) como ayudan a aquellas personas a las que respondo. El proceso me anima a pensar en problemas que he enfrentado y a intentar traducirlos en palabras y dibujos en los que otras personas serán capaces de verse reflejadas. Es un proceso de aprender a expandir mi capacidad de sentir empatía hacia otras personas mientras también aprendo a entender los límites de la empatía. Hay algunas experiencias vitales y emociones en las que nunca seré capaz de verme reflejada a causa de mi experiencia vital y de todos los privilegios que tengo o no tengo. Este proceso me ha ayudado a acercarme a mis convicciones feministas y mis decisiones vitales desde una óptica más crítica.

3. Eres feminista sin remordimientos. ¿Cuáles deberían ser, en tu opinión, los objetivos y la praxis de los movimientos feministas en la actualidad para permanecer radicales e interseccionales?

El de feminismo interseccional es un concepto muy complicado, que a menudo se sobre-simplifica en los medios porque el feminismo está “de moda” ahora mismo. Aunque pienso que es maravilloso que más y más personas se identifiquen como feministas, tenemos que ser cuidadosas con no permitir que la cultura dominante diluya y homogeneice nuestras ideas. La cultura capitalista se beneficia de vender el feminismo como una única cosa (a menudo una chica tradicionalmente guapa con las manos en las caderas que parece dura y lleva una camiseta con un eslogan extravagante), pero para que el feminismo sea interseccional, tenemos que permitir que múltiples versiones del feminismo coexistan. Tenemos que escuchar más narrativas además de la nuestra, y resistirnos al impulse de apoyar solo a aquellas personas cuyas ideas son exactamente las mismas que las nuestras. Construir comunidades feministas puede ser divertido y llenarnos por dentro pero nunca va a ser fácil. El movimiento siempre tiene que seguir creciendo, evolucionando y redefiniéndose a sí mismo para evitar convertirse en algo excluyente o sin sentido.

4. Eres también artista, sin duda alguna. Muchas personas ya conocen tu arte gracias a Internet. Pero, en tu declaración de intenciones como artista, he podido leer sobre notas anónimas que dejabas en espacios públicos. ¿Puedes contarnos más sobre este proyecto?

Mi trabajo como Ambivalently Yours comenzó como un proyecto en que dejaba notas en lugares públicos a las cosas y/o lugares que me hacían sentir ambivalente, y después escribía un post en mi blog sobre ello. Fue mi manera de comenzar a pensar sobre la ambivalencia y cómo afecta a mi vida diaria. También invité a otras personas a hacer lo mismo y compartir su experiencia conmigo (podéis leerlo aquí: http://ambivalently-yours.blogspot.ca/).

5. Por último, estoy segura de que a todas nos encantaría conocerte un poquito más. ¿Cuáles son las cosas que iluminan tu vida, que ted an esperanza, que te hacen feliz y te ayudan a seguir adelante en los tus días más duros en un mundo tan duro? Deporte, espiritualidad, arte en todas sus formas (tanto en calidad de quien crea como en calidad de quien consume), activismo, los vínculos con otras personas, parecidas o diferentes a ti… ¡háblanos de todo eso!

He estado comunicándome con muchas personas en la red durante los últimos 6 años o así y me da esperanza verlas crecer para convertirse en complejos individuos feministas con la capacidad para pensar críticamente mientras entienden también que hay algo sobre lo que siempre tendremos sentimientos encontrados. A un nivel más personal, desde el verano pasado he estado intentando ser más amable conmigo misma y cuidarme más hacienda más ejercicio, deshaciéndome de personas negativas de mi vida, y yendo a terapia de forma regular. He comenzado a aprender que no puedes hacerlo todo sola por tu cuenta, y que encontrar a tu gente tiene muchísimo valor. 

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Entrevistando a la Resistencia: Elena Codes Muñoz, artista feminista

En la doceava entrega de Entrevistando a la Resistencia, en que entrevisto a activistas, artistas y, en la mayoría de los casos, ambas; os traigo una entrevista con Elena Codes Muñoz, artista feminista (Twitter: @elengrrl / Instagram: @elengrrl).

Aquí, la descripción que nos ofrece Elena de sí misma:

Nací en Córdoba, y empecé con la escritura cuando tenía trece años porque no soportaba que los finales de los libros que leía y los prolongaba a mi gusto. La verdad que nunca supe que quería dedicarme a esto porque no me inicié apasionándome el arte (no leía, no veía películas, no escuchaba música...) pero me acuerdo de que lo único que tenía claro es que escribir me calmaba. Calmaba la peor parte de mí. Todo cambió cuando me topé con el feminismo y mis escritos empezaron a analizarse. Ahí puedo decir realmente que comenzó todo lo que tengo ahora en las manos, porque me di cuenta de todo lo que había escrito, y la lucha me ayudó a ponerle nombre e iniciarme en la deconstrucción. Me conocí, tanto en mis peores como en los mejores momentos, y sobre todo, conocí mis miedos y  plasmé la parte más horrible y vulnerable de mí. Resultó que había mujeres que se sentían jodidamente igual que yo (ya lo dijo Frida: no estamos solos en este mundo), y ahí comenzó a hacer efecto el "por mí y por mis compañeras"  que ahora tengo tan presente. Porque lo único que soy es una chica que intenta ponerse un límite entre su más puro estado, y el mundo, y que, por suerte o desgracia, ayuda a otras mujeres a no perderse. Mi arte significa estar viva y plasmarlo, y después da la jodida casualidad de que alguien está en la misma mierda que yo pero en la otra punta del mundo, y eso creo que es lo más mágico y real que puedo sacar de esto.

Y ahora, la entrevista.

1. Nos cuentas que te iniciaste en el arte escribiendo, porque leías, y no soportabas que los libros se acabaran. ¿Podrías contarnos cuáles eran, de más niña, tus libros favoritos y cuáles lo son ahora? Y ¿qué libros dirías que te han marcado más como mujer y como feminista (o qué textos en general?

Pues resulta gracioso, ahora que me doy cuenta, porque los libros que antes me fascinaban y me gustaba escribir, ahora son totalmente opuestos. De pequeña me encantaba la fantasía, me alucinaban los mundos raros y misteriosos, y sobre todo que estuvieran basados en algún tipo de batalla y fuera una chica la protagonista. Aunque parezca algo reivindicativo darle la vuelta a los cuentos Disney, me gustaba porque me sentía bien sintiéndome importante y querida. Una de mis sagas favoritas es Memorias de Idhún, de la gran artista Laura Gallego. Por otro lado, el libro que realmente hizo un cambio en mí (el que me inició con  todo lo que llevo entre manos y me hizo llorar por primera vez leyendo) fue Rebeldes de Susan E. Hinton, y me obligaron a leerlo en el colegio. Ahora, los que suelo leer son de poesía y relatos, de autoayuda, o de feminismo. "La mujer rota" de Simone de Beauvoir y "Las chicas buenas van al cielo y las malas a todas partes" de Ute Ehrhardt estuvieron entre mis manos mientras creaba Ninfomanía.

2. También nos cuentas que los feminismos supusieron todo un cambio en tu vida, como en las de tantas otras mujeres. ¿Cuáles son para ti, o deberían ser, los objetivos de los movimientos feministas en la sociedad actual? ¿Crees que el feminismo institucional, hegemónico, es suficiente para conseguir la liberación de todas las mujeres (con todas nuestras disidencias)?

Pienso que el objetivo del feminismo actual tiene que ser la interseccionalidad. No me imagino una lucha que no incluya todas las opresiones, y a día de hoy, el feminismo se ha convertido en eso y creo que debe de seguir avanzando por esas ramas. Al menos, es como llevo esta lucha (desde LGTB, y racismo, hasta el especismo). Respecto al feminismo institucional y hegemónico, sé que existe y que seguirá existiendo, aunque no forme parte de ello. Creo que conforme más manchada estás de morado, te da más cuenta de cómo funciona el mundo y de cómo arreglarlo. Por lo que creo que utilizaré una frase de Nuria Valera para definir lo que pienso: " el asentamiento del feminismo institucional ha supuesto un cambio lento y difícil para todo el feminismo, ya que éste, a parte de su vocación radical, -no hay nada más ajeno al feminismo que lo políticamente correcto-, siempre se había desarrollado alejado del poder".

3. Pero volviendo a los libros. Y a la escritura. Eres la autora de "Ninfomanía: sé mala". ¿Qué le contarías de tu libro a alguien que nunca antes haya oído hablar de él? ¿Cambiarías, ahora mismo, algo de él? Pero, sobre todo ¿qué es lo que más te gusta de él, lo que lo hace verdaderamente auténtico y sobre todo, tuyo?

Ninfomanía fue mi grito de libertad, Sol.  Es decir, ese desahogo cuando ya no puedes más y no te das cuenta de lo que tienes entre la cabeza y las manos. Fue mi camino para reencontrarme y dentro realmente se puede ver el proceso de aprendizaje. Es un acto de amor, de rebeldía a mi propia felicidad, de renovar todo lo que había construido. Trata de mi más puro yo intentando salvarme, pero en aquel tiempo pensaba que era el enemigo, y supongo que eso es con lo que más se identifican las personas, porque solemos odiar lo que más nos quiere querer. No cambiaría nunca nada de lo que hice en aquella época porque no estaría aquí si no fuera por ello, por lo que tampoco cambiaría nada de lo que escribí.  Creo que con esto he respondido a las tres preguntas, pero por si acaso, le diría a quien no sepa nada de él que Ninfomanía da miedo porque espanta a los fantasmas que más están con nosotras, y hace preguntas de las que no sabríamos diferenciar si la respuesta está dentro o fuera de nuestra mente.

4. Escribir puede ser difícil. Hasta doloroso, aunque para mí acabe por sanar las heridas que ya estaban ahí antes. ¿Qué puedes contarnos sobre el proceso de escritura de tu libro? ¿Qué consejos le darías a una joven escritora, especialmente a una mujer que se verá probablemente ninguneada en un mundo de hombres, que trata de comenzar a plasmar en palabras escritas sus pensamientos e ideas?

El proceso fue desolador. No fue ninguna maravilla, y es más, no estaba escribiendo para un libro. Estaba pasando por una malísima época y no paraba de escribir, y conforme avanzaba el tiempo, decidí juntarlo todo para terminar algo por una vez en la vida. Nunca se me ha dado bien terminar proyectos, y creía que éste iba a hacerme sentir mejor, pero la cosa, aunque dé pena reconocerlo, es que después de siete años con la escritura y como principal objetivo terminar un libro, no sentí nada. Absolutamente nada. Como si me acabara de comer un plato de lentejas. La misma importancia. Empecé a reconocer mis propios méritos e ilusión cuando volví a sentir, y sobre todo, al darme cuenta de que alguien me agradecía al leerme. Puede que eso sea lo más gratificante, cuando una chica dedica algo de su tiempo para escribirme y decirme que lo estoy haciendo bien. A las chicas que se están iniciando, les diría que apuntasen en un papel los objetivos, los "noes", lo que quieren llegar a ser y lo que no, y que ese papel no solo se lo guarden en la chaqueta, sino en la cabeza (y en el corazón). Personalmente, no he conocido aún el machismo puro de esta nueva vida, pero sé que existe, por lo que ese papel lo tengo bien guardadito (poco a poco) en mí.

5. En tus fotografías, podemos encontrar algunos desnudos, así como autorretratos. Respecto a los primeros ¿te crea algún tipo de contradicción retratar a mujeres desnudas o semidesnudas en una sociedad patriarcal que nos (híper)sexualiza por defecto? ¿Cómo dirías que se puede lograr crear un ambiente de comodidad con la mujer que figura en la foto, un ambiente de confianza y respeto, si es que se puede (yo creo que sí)? Y, respecto a tus autorretratos ¿qué puedes contarnos sobre el poderío que reside en ser quien enfoca, quien aprieta el botón y decide cómo, cuándo, dónde mostrarse a sí misma como mujer?

Sé que hay mujeres a las que les puede llegar a crear contradicción, y lo entiendo. Personalmente, aún no me ha creado ninguna porque he descubierto que mi deconstrucción funciona visibilizando para normalizar, y comprendo que hay personas fuera que sentirán igual que yo. De todas maneras, es cierto que de vez en cuando hay que hacerse autocrítica, y analizar lo que queremos con lo que se expone a lo sociocultural. Por supuesto se puede conseguir un ambiente de respeto y comodidad con la modelo. Antes de cada sesión, le pregunto a la modelo cuales son sus límites, y dejo claro que ella es la que tiene el poder sobre su cuerpo, que no le voy a pedir nada de lo que no esté acordado y que puede echarse atrás de lo que se haya hablado sin ningún tipo de incomodidad. Después de eso, todo es crear una lista de Spotify, cantar, reírse, y hablar de la vida mientras la fotografías. Con los autorretratos, me gusta ser la enfocada cuando soy la que aprieta el botón. Me gusta saber que antes era incapaz de hacerlo aunque me encantase mi cuerpo, y que ahora esté pensando en hacer un libro solo con mis desnudos y autorretratos. Resulta mágico ese crecimiento personal cuando te deja de dar miedo algo simplemente por enfrentarte a ello.

6. Por último, estoy segura de que a todas nos encantaría conocerte un poco más. ¿Qué puedes contarnos sobre ti, sobre lo que te da esperanza, sobre lo que te hace feliz, sobre lo que te hace infeliz y sobre todo, sobre lo que te ayuda a seguir adelante en un mundo tan cruel? Desde la espiritualidad hasta el deporte, pasando por el arte en todas sus formas (tanto en calidad de creadora como de público) y los vínculos con otras personas, el activismo... ¡háblanos de ti!

Esta pregunta me ha encantado porque no sabes la cantidad de veces que me obligo a responderla. Me considero una persona que siente demasiado el mundo, y puede ser maravilloso y terrorífico si no vas bien equipada. Me hace feliz sentirme bien y saber que estoy haciendo mi camino con firmeza y alegría. Me llena darme cuenta del momento, de lo que estoy viviendo, hacer cosas para evitar caerme al mundo, y hablar solo con la Elena del ahora, no del futuro o del pasado. Me inspira la conexión que tiene la vida en mí, ver la belleza pura en las cosas, lxs artistas que están igual que yo, y los sentimientos cuando no te importa mucho el mundo. Me aterra que acaben conmigo, y me arrebaten la alegría y firmeza. Me aterra el mundo cuando no sé mirarlo con mis ojos, y me aterra convertirme en una persona con una vida cotidiana y triste (sé que nunca pasará pero me aterra). Me da miedo no darme cuenta de lo que es importante, que me pierda por otra persona, que no llegue a ser en lo que quiero llegar a convertirme, y no demostrar al mundo lo que soy capaz de hacer. Me da miedo tener tanto miedo que sea incapaz de hacer algo, y a la vez, no ser capaz de sentir el miedo que se necesita para poder avanzar sin caer en el dolor. Una vez escribí en mi diario algo que creo que puede definir bien mi perspectiva ante esto, y es: "me da miedo quedarme sin bragas al llegar la noche, y me da miedo que el mundo me aterre de la manera en que ahora mismo lo está haciendo. ¿Está todo tan hecho mierda cómo lo estoy viendo? ¿es esto real? ¿soy real? No voy al ritmo de este planeta, lo siento, pero estoy viviendo en un lugar que es totalmente lo contrario a mi más puro yo y me estoy destrozando cada vez que respiro. No sé si quiero continuar. A veces el mundo me da tanto miedo, hay tantas cosas para dejarlo, hay tantas cosas para decir "mira, para, que aquí me bajo yo". Odio la vida, pero amo vivir. Creo que esa es la mayor contradicción en mí. No sé, a veces todo es tan extraño, porque vas destrozada a casa, y de pronto, entras y ves a tu madre que se ha quedado despierta hasta tarde para esperarte y saber que estás bien, y joder, por qué sigo aquí y por qué me encanta toda esta mierda". 

miércoles, 6 de diciembre de 2017

#MesHistoriaLGTBI: Relacions sàfiques "al començament"

he estat llegint molt sobre història sàfica (de dones no heterosexuals) però entenc que no tothom té la capacitat o les energies per llegir llibres/mirar documentals/etc així que vaig a escriure una sèrie de textos sobre allò que he après d’història sàfica fins ara!

-al començament: hi ha multitud de llegendes sobre deesses que crearen la humanitat en absència d’homes. en textos indis sobre l’origen podem llegir sobre naixements que no provenen del sexe heterosexual estereotípic. hi ha una història sobre Aruna, déu del crepuscle, que es converteix en dona per assistir a una celebració en la qual les dones ballen nues. Aruna manté relacions sexuals amb dues dones i dóna a llum a una criatura de cadascuna.

en una llegenda japonesa, Ama no Uzume fa que la llum del Sol torni a la Terra aconseguint que la deessa del Sol, Amaterasu, isqui de la seva cova. Com aconsegueix Ama no Uzume que Amaterasu isqui de la seva cova? mostrant-li els fits, quasi els genitals també.

després hi ha les Amazones. les històries sobre les Amazones provenen del Nord d’Àfrica, de l’Est d’Europa, del Centre d’Àsia, d’Índia, de Xina i de Mongòlia. les Amazones són conegudes pel seu poder militar, la seva virginitat i l’absència d’homes en les seves comunitats. però mantenien les Amazones relacions sàfiques les unes amb les altres?

un explorador del segle XVI contava una història sobre el Riu Amazones en la qual hi vivien dones que no comerciaven amb homes i que es casaven les unes amb les altres.
així que les històries sobre dones independents i autònomes tenen una reminiscència de relacions sàfiques.

entrant ara en la mitologia grega, hi ha una història sàfica sobre la nimfa Cal·listo. Cal·listo era la favorita d’Artemisa, i per aconseguir atraure-la, Zeus hagué de transformar-s’hi en la deessa. fins i tot Plató, en la misògina Antiga Grècia, conta un mite que podria tindre reminiscències de relacions sàfiques: els primers éssers humans eren dues persones enganxades per l’esquena, i una volta Zeus s’enfadà i els dividí en dos. alguns d’aquests primers éssers humans eren dues meitats del mateix gènere i alguns eren dues meitats de diferent gènere, i es buscaven els uns als altres.

però més enllà dels mites i llegendes, què hi ha de l’evidència històrica de les relacions sàfiques al començament?

l’antropòloga Evelyn Blackwood manté que es donaven relacions sexuals entre dones en les primeres societats. les dones Azande, en Àfrica, sovint mantenien relacions sexuals amb altres dones Azande tot i estar casades amb homes; aquestes dones eren les seves co-esposes. les relacions sexuals entre co-esposes podrien haver tingut lloc en més societats africanes: Nube, Haussa, Nyakyusa.

les relacions sexuals entre aquestes dones eren sovint part d’un ritual d’iniciació que tenia lloc en els seus anys adolescents. al Sud de l’Àfrica, en la societat !Kung San, les noies participaven en jocs sexuals amb altres noies. al Centre d’Austràlia, joves amb relacions de parentesc que més tard es convertirien en cunyades tenien sexe amb un penis artificial i fins i tot es tocaven el clítoris les unes a les altres.

totes aquestes històries, tant els mites com les llegendes i l’evidència històrica, són totes prova de que les relacions sàfiques existien “al començament”.

Entrevistando a la Resistencia: Lydia Havens, poeta

En la onceava entrega de la sección Entrevistando a la Resistencia, en que entrevisto a activistas, artistas y, en la mayoría de los casos, ambas; os traigo una entrevista con Lydia Havens, poeta (Twitter: @lizardhavens / Instagram: @lizardhavens). ¡Podéis conseguir su poemario completo, "Survive Like the Water" (en inglés), aquí!

También he publicado la entrevista en inglés para que todas podáis leerla en ambos idiomas. ¡No soy traductora profesional, pero lo he hecho lo mejor que he podido!


1. Mi verso favorito tuyo dice: “Los hombres me llaman sexy de la misma forma en que me avisan de que me sangra la nariz”. Esto me hace pensar mucho en la misoginia, la (hiper)-sexualización y la deshumanización. ¿Cuál es, para ti, el problema principal con cómo los hombres tratan a las mujeres en un mundo patriarcal? ¿Cuál es, para ti, la clave para construir relaciones, tanto sexuales como románticas, en las que la compasión y el respeto sean la clave en vez de la violencia y el poder?

Desde mi experiencia personal (lo que no quiere decir que este sea el caso para todo el mundo), el mayor problema ha consistido en todas las formas en que los hombres pueden desautorizarme. A menudo los hombres desautorizan mis talentos y habilidades cuando se trata de mi trabajo. A menudo los hombres desautorizan mis experiencias y emociones cuando se trata del hecho de que soy superviviente de trauma (y cuando se trata sencillamente del hecho de que soy una persona más joven que se identifica y se presenta de forma “femenina”). Esto puede ser molesto y exasperante si tengo suerte, y directamente peligroso si no la tengo. Me han amenazado por tener demasiada ambición, y me han amenazado por sentir demasiado. Así que, quizás, mi problema principal ha sido que no importa cómo me presente, normalmente no me siento a salvo. Creo que la compasión es normalmente la solución “fácil” –muchos hombres en mi vida no asociaban o todavía no asocian la compasión con la masculinidad o con “ser un hombre”, lo que creo que contribuye en gran medida a la misoginia.

2. ¿Qué influencias, qué temas han conformado tu acercamiento tanto al feminismo como a la “mujeridad”?

De hecho, recientemente he salido del armario y he empezado a identificarme públicamente como persona no binaria, así que no creo que pueda verdaderamente hablar de lo que la “mujeridad” ha llegado a significar para mí. Pero mis mayores influencias en mi feminismo y en mi “feminidad” son las mujeres que me han criado, y mi comunidad. Mi madre nos crio a mi hermana y a mí completamente sola durante alrededor de 5 años, todo mientras trabajaba a jornada complete como abogada de oficio. Mi abuela fue profesora de inglés durante 40 años, y ahora invierte su tiempo en un voluntariado como mentora para niños y niñas de acogida. He crecido a base de historias sobre todo lo que han superado, tanto en sus lugares de trabajo como en sus vidas personales. Ahora mismo trabajo como Mánager de Comunicación & Eventos para una organización literaria sin ánimos de lucro dirigida principalmente por mujeres y personas no binarias. Antes de eso, trabajaba para otra organización literaria sin ánimos de lucro que hacía un montón de necesario trabajo de activismo, tuviese que ver o no con la poesía. Ha sido ese tipo de trabajo lo que me ha influenciado más como feminist y activista, y las personas que había detrás. Me gustaría dar algunos nombres: Sarah Gonzales, Teré Fowler-Chapman, Tara Lzicar, Cheryl Maddalena, Kate Lange.

Creo que mi feminismo está directamente relacionado con mi identidad: soy superviviente de trauma, convivo con “trastornos mentales” y soy “queer”, y eso me ha influenciado definitivamente, pero también lo han hecho las partes más privilegiadas de mi identidad. Soy una persona blanca, capacitada físicamente, he fluctuado entre diferentes posiciones de clase un par de veces en mi vida, y a pesar de que soy una persona no binaria, la mayoría del tiempo todavía “paso” públicamente como mujer cisgénero. No quiero sencillamente luchar por los derechos de las personas que se parecen a mí –quiero luchar por los derechos de todas las personas que todavía necesitan derechos.

3. En tu poema “Chica” Es El Color Más Cálido, nos encontramos con el verso: “dos chicas besándose en París, ignorando la política que hay en esto.” Esto me hace pensar en si podemos encontrar un cierto equilibrio entre admitir que todo arte es político y no debemos fingir lo contrario, y encontrar un lugar de confort donde podamos sencillamente existir sin seguir luchando más de lo que ya lo hacemos sencillamente existiendo. ¿Qué piensas sobre esto? ¿Es posible conseguir ese equilibrio?

Con ese verso en particular, en realidad no estaba pensando sobre cómo el arte puede ser político –estaba pensando sobre cómo sencillamente existir puede verse como algo político. Recuerdo que, después del tiroteo de Pulse en Orlando, estaba hablando con alguien a quien conocía de mi infancia sobre las acciones que podía llevar a cabo como una persona blanca, cisgénero y heterosexual, y contestó: “Sencillamente odio la política. No quiero involucrarme en nada más desastrado que mi propia vida.” Esa respuesta fue por supuesto exasperante, pero también fascinante de cierta manera, para mí. Como persona “queer” nunca he pensado en esto como en la política; siempre he pensado en ello como en mi experiencia de vida, y la experiencia de vida de otras personas en la comunidad LGBT+ (y en el caso del tiroteo de Pulse, se trataba de la experiencia de vida de las personas LGBT+ racializadas).

Así que aunque los derechos LGBT+ casi siempre se enlazan directamente con la política, yo siento que mi existencia como una persona que no es cisgénero, que no es heterosexual no siempre tiene por qué ser política. La mayoría del tiempo, sencillamente estoy existiendo.

4. ¿Cómo te diste cuenta de que no eras heterosexual? ¿Qué le dirías a una persona más joven que se da cuenta de lo mismo, que se siente sola, aislada…? ¿Cómo intentarías transmitirle algo de esperanza, apoyo, e incluso algo del deseo de luchar contra este mundo heteronormativo?

Me di cuenta de que no era heterosexual a una edad bastante temprana –alrededor de los 12 o así. Crecí alrededor de algunas familiares y amigas de la familia que no son heterosexuales, y que fueron lo bastante maravillosas como para tomarse el tiempo de contestar muchas preguntas que yo tenía sobre mi propia sexualidad. Me identifiqué 100% como persona “gay” durante bastante tiempo, pero me di cuenta hará un año y medio de que eso no era necesariamente cierto para mí, así que me he identificado como bi desde entonces. Salir del armario a una edad tan temprana mientras asistía a una escuela de secundaria bastante conservadora no fue… la experiencia más agradable. Me enfrenté a mucha homofobia verdaderamente violenta (en lo que no voy a entrar ahora), pero ahora me hallo en un lugar en mi vida en el que puedo, mayoritariamente, ser quien soy sin miedo. Ese es un enorme privilegio que trato de no dar por hecho.

Lo que les diría a personas más jóvenes que estén enfrentándose a problemas similares sería: no le debéis a nadie una explicación sobre quiénes sois, y a quiénes amáis, sobre todo si esa explicación os pone en peligro. No os sintáis obligadas a salir del armario, y recordad que no tenéis por qué salir del armario con todas las personas de vuestra vida. Encontraréis formas de amar quienes sois que serán calladas y discretas, y esas formas importan exactamente lo mismo que las ruidosas y orgullosas. Vosotras importáis, y nadie puede quitaros eso. Aferraos a vuestras heroínas LGBT+, pero encontrad a la heroína que hay en vosotras mismas, también.

5. Una de mis frases favoritas en el mundo, de Dunya Mikhail, dice: “Todavía siento que la poesía no es medicina –es una radiografía. Te ayuda a ver la herida y entenderla.” ¿Qué significa la poesía para ti, cómo te ayuda a seguir respirando, a mantenerte viva en un mundo tan duro, tan cruel?

¡De hecho, acabo de terminar un proyecto para una clase que habla sobre exactamente esto! Empecé a escribir poesía en un momento de mi vida que era increíblemente oscuro y estaba lleno de tragedia, como un medio para intentar entender esas tragedias. La escritura se convirtió muy rápidamente en un medio de supervivencia para mí, también, y en un medio para sentir que se me escuchaba. Siempre he tenido una voz, pero la poesía me enseñó cómo utilizar esa voz. Así que ahora, como persona adulta, me he dado cuenta de que no creo que pudiese sobrevivir sin escribir (o podría, pero sería sencillamente absolutamente lamentable para mí). La poesía está conectada con tantas de las cosas buenas que están presentes en mi vida actual: he conocido a todas mis mejores amigas a través de la poesía. Cuando la gente les pregunta a mis padres lo que su hija mayor hace, dicen: “Es poeta” con orgullo. He encontrado mi mayor felicidad a través de la poesía, y mirando en retrospectiva, sinceramente no estoy segura de si seguiría viviendo si no hubiera empezado a escribir y recitar poesía de forma tan febril. La poesía me encontró cuando lo necesitaba totalmente, y me ha ayudado a sobrevivir, pero también a vivir, desde entonces.

6. ¿Cómo te sientes al escribir poesía en este momento, en un mundo completamente dominado por escritores hombres pero que, al mismo tiempo, está siendo testigo del nacimiento de tanta poesía escrita por mujeres y personas alineadas con la “mujeridad” marginadas por la sociedad?

Jaja, a veces puede ser un poco frustrante si hablo con sinceridad. Ha habido tantos momentos en los que los hombres han recibido reconocimiento por mis éxitos como poeta (otros poetas, que sucede que son hombres, unos pocos profesores/mentores –incluso mi padre en algún momento, y mi padre no es un escritor de ningún tipo), o he trabajado en proyectos con poetas hombres en los que han acabado siendo ellos los que han recibido la mayoría del reconocimiento y la gloria. Pero también he tenido la suerte suficiente como para convertirme en parte de una comunidad verdaderamente maravillosa de mujeres/personas de género disconforme/personas no binarias/personas “femme” poetas, y aunque la mayoría del tiempo estamos sencillamente creando vínculos a partir de nuestras frustraciones y agotamiento a raíz de estos problemas compartidos, creo que estamos haciendo un trabajo increíble aun así. Algunas de las poetas más espectaculares que conozco no son hombres, y sucede que todas ellas son algunas de las poetas más infravaloradas que conozco, también.

Me gustaría finalizar esta conversación con una lista de mujeres/personas de género disconforme/personas no binarias/personas “femme” poetas que verdaderamente adoro (la cual está totalmente abreviada, y si pudiera sencillamente me pasaría todo el día siguiente dando nombres): Dorothy McGinnis, Linette Reeman, Alexa Lemoine, Faith Culhane, JohnQ, Sara Mae, Jess Rizkallah, Talicha Johnson, Taylor Steele, Cecily Schuler, and Evander Meraki.

Interviewing Resistance: Lydia Havens

As some of you already know, I'm currently interviewing artists, activists and mostly, both. This week I'm posting an interview with the poet Lydia Havens (Twitter: @lizardhavens / Instagram: @lizardhavens). You can get their full-length collection, Survive Like the Water, here!

I'll also post the interview in Spanish so you can all read it in both languages. I'm not a professional translator, but I tried my best!


1. My favourite poetry line of yours says: "Men call me sexy the same way they tell me when my nose is bleeding". This makes me think a lot about misogyny, (hyper)sexualization & dehumanization. Which is, to you, the core of the issue of the way men treat women in a patriarchal world? Which is to you the key to building relationships, both sexual & romantic, in which compassion & respect are the key instead of violence & power?

In my personal experience (this is not to say this is the case for everybody), the biggest issue has been all the ways I can be undermined by men. My skills and abilities are often undermined by men when it comes to my work. My experiences and emotions are under often undermined by men when it comes to my being a trauma survivor (and when it comes to my just being a younger femme-identifying and presenting person). This can be annoying and infuriating if I'm lucky, and outright dangerous if I'm not. I've been threatened for being overly ambitious, and I've been threatened for being overly emotional. So, perhaps my biggest issue has actually been that no matter how I present myself, I usually do not feel safe. I think compassion is usually the "easy" solution—many men in my life did not or still do not associate compassion with masculinity or "being a man", which I think is a great contributor to misogyny. 

2. Which influences, which issues have shaped your approach to both feminism & womanhood?

I actually recently came out and started publicly identifying as non-binary, so I don't think I can really talk about what womanhood has come to mean to me. But my biggest influences in my feminism and my femme-ness are the women who raised me, and my community. My mother raised my sister and me completely on her own for about 5 years, all while working full-time as a public defender. My grandmother was an English professor for 40 years, and now volunteers her time as a mentor for children in foster care. I've grown up on stories about all that they've overcome, both in the workplace and their personal lives. Right now I work as the Communications & Events Manager for a literary non-profit that is run mostly by women and non-binary folx. Before that, I worked for another literary non-profit that did a lot of incredibly necessary activism work, whether or not it had to do with poetry. It's been that kind of work that's influenced me the most as a feminist and an activist, and the people behind them. If it's ok, I want to name a few names: Sarah Gonzales, Teré Fowler-Chapman, Tara Lzicar, Cheryl Maddalena, Kate Lange. 

I think my feminism is directly linked to my identity: I'm a mentally ill, queer trauma survivor, and that's definitely influenced me, but so have the more privileged parts of my identity. I'm white, I'm able-bodied, I've fluctuated between class standings a couple times in my life, and even though I'm non-binary, a majority of the time I still publicly "pass" as a cis woman. I don't want to just fight for the rights of people who look like me—I want to fight for the rights of everybody who still needs rights.

3. In your poem "Girl is the Warmest Color", we encounter the line: "two girls kissing in Paris, ignoring the politics in this". This makes me think of wether we can find some balance between admessing that all art is political & we musn't pretend otherwise, & finding a place of comfort where we can just exist without fighting any more than we already do just by existing. What are your thoughts on this? Is it possible to achieve this balance?

With that line in particular, I wasn't really thinking about how art can be political—I was thinking about how just existing can be seen as political. I remember after the Pulse shooting in Orlando, I was talking to someone I knew from my childhood about the action I believed they could take as a white cis straight person, and they replied, I just hate politics. I don't want to get involved in anything messier than my own life. That response was of course infuriating, but also sort of fascinating to me. As a queer person I've never thought of this as politics; I've always thought of it as my livelihood, and the livelihood of other folx in the LGBT+ community (and in the case of the Pulse shooting, it was about the livelihood of LGBT+ folx of color). 

So while LGBT+ rights are almost always directly linked to politics, I feel like my existence as a non-straight, non-cis person doesn't always have to be political. Most of the time, I'm literally just existing. 

4. How did you realize you weren't straight? What would you tell a younger folk who realizes the same thing, who feels alone, isolated...? How would you try to give them some hope, support, & even some will to fight this heteronormative world?

I realized I wasn't straight at a fairly early age—around 12 or so. I grew up around a few relatives and family friends who aren't straight, and were wonderful enough to take the time to answer a lot of questions I had about my own sexuality. I identified as 100% gay for quite a while, but realized about a year and a half ago that that wasn't necessarily true for me, so I've identified as bisexual since then. Coming out at such an early age while going to a pretty conservative middle school was not... the most pleasant experience. I faced a lot of really violent homophobia (which I won't get into here), but now I'm at a place in my life where I can, for the most part, be who I am without fear. That's a huge privilege I try not to take for granted. 

What I would tell younger folk who are facing similar struggles is: you do not owe anybody an explanation about who you are, and who you love, especially if that explanation puts you in danger. Don't feel obligated to come out, and remember you don't have to come out to everybody in your life. You will find ways to love who you are that are quiet and discreet, and those ways matter just as much as the loud and proud ones. You matter, and nobody can take that away from you. Hold onto your LGBT+ heroes, but find a hero in yourself, too.

5. One of my favourite quotes ever, by Dunya Mikhail, says: "I still feel that poetry is not medicine - it's an X-ray. It helps you see the wound & understand it." What does poetry mean to you, how does it help you keep breathing, stay alive in such a harsh, cruel world?

I actually just finished a project for a class that talks about exactly this! I started writing poetry at a time in my life that was incredibly dark and full of tragedy, as a means to try and understand those tragedies. Writing very quickly became a means to survive for me, too, and a way for me to feel heard. I've always had a voice, but poetry taught me how to use that voice. So now, as an adult, I've come to realize that I don't think I could survive without writing (or I could, but it'd just be absolutely miserable for me). Poetry is connected to so many of the good things present in my current life: I met all my best friends through poetry. When people ask my parents what their oldest child does, they say "She's a poet" with pride. I've found my greatest joys through poetry, and looking back, I'm honestly not sure if I'd still be alive if I hadn't started writing and performing poetry with such feverishness. Poetry found me when I absolutely needed it to, and it's helped me survive, but also live, ever since.

6. Finally, how does it feel to write poetry at this time, in a world fully dominated by men writers but that, at the same time, is witnessing the birthing of so much poetry written by marginalized women & women-aligned folks?

Haha, sometimes it can be a little frustrating if I'm being honest. There have been so many moments when men have been given credit for my successes as a poet (fellow poets who happen to be men, a few teachers/mentors—even my dad at some point, and my dad's not a writer of any sort), or I've worked on projects with male poets where they've ended up getting most of the credit and glory. But I've also been lucky enough to become a part of a really wonderful community of women/gender nonconforming/non-binary/femme poets, and even though a lot of the time we're just bonding over our frustrations and exhaustions about this shared struggle, I think we're doing really incredible work regardless. Some of the most spectacular poets I know aren't men, and they all happen to be some of the most underrated poets I know, too.

If it's ok, I'd like to end this conversation with a list of women/GNC/NB/femme poets I really adore (which is totally abridged, and if I could I'd just spend the next day naming names): Dorothy McGinnis, Linette Reeman, Alexa Lemoine, Faith Culhane, JohnQ, Sara Mae, Jess Rizkallah, Talicha Johnson, Taylor Steele, Cecily Schuler, and Evander Meraki. 

jueves, 30 de noviembre de 2017

Entrevistando a la Resistencia: p.nitas*, artista feminista

En la décima entrega de la sección Entrevistando a la Resistencia, en que entrevisto a activistas, artistas y, en la mayoría de los casos, ambas; os traigo una entrevista con p.nitas*. Ella es Inma, ilustradora, "artivista" y ciberactivista feminista extremeña; se licenció en Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y desde hace más de 12 años se dedica a dibujar su propio universo utilizando gritos y cuerpos de mujeres como medio de expresión, desde una sensibilidad radicalmente feminista (Web: p.nitas* / Twitter: @p.nitas* / Facebook: p.nitas*).


1. ¿Cómo nace el proyecto p.nitas*? ¿A qué se debe el nombre y qué es lo que te impulsa a seguir dándole vida a esta regeneración artística y feminista?

El proyecto p.nitas* nace durante mis estudios de Bellas Artes en la Universidad de Barcelona. Fruto de un proceso de búsqueda y casi por accidente me encontré con ellas, pues surgieron desde los garabatos que hacía en los márgenes de los cuadernos en las clases teóricas.

El nombre viene de la profunda tristeza que sentía en aquella etapa de mi vida y de la sensación que tuve cuando empecé a dibujarlas, como si estuviera sacando mis penitas hacia fuera a través de los dibujos de cuerpos de mujeres desnudos y gritando.

Mis ilustraciones a veces resultan agresivas a quien las mira, en ocasiones algunas personas me han contado que han necesitado tiempo para entenderlas y verlas desde la distancia para poco a poco acercarse a ellas. Lo que he sentido durante los más de 10 años que llevo dibujando pnitas, es que no dejan indiferente, tanto si te gustan como si no y que han sido la primera puerta para muchas personas por la que acercarse y enrar en el feminismo. Al conocer mi trabajo se ha abierto una puerta que lleva a otra puerta que se abre y a través de cada una de ellas, muchas compañeras y amigas han tomado conciencia de lo que significa el feminismo y del papel que tenemos para juntas acabar con la opresión que el sistema capitalista, racista heterocispatriarcal ejerce sobre nosotras.

Lo que me impulsa a seguir es la necesidad de expresarme y que solo sé hacerlo a través de los dibujos. Es mi terapia y a la vez mi modo de vida, así que no hay un solo día en el que pueda estar sin dibujar. Incluso cuando no estoy dibujando estoy pensando en dibujar.

2. Dibujas muchos cuerpos. Y muchas vulvas. Yo ahí me pregunto: ¿cómo desestigmatizar, destabuizar toda la genitalidad asociada a la mujer (y por ende censurada e incluso violentada mediante mutilaciones) como puede ser creando y hablando sobre coños, reglas, pezones...; sin caer en la perpetuación del sistema binarista que asocia unos genitales a un género e invisibiliza y violenta a su vez a nuestras compañeras trans, pues también hay mujeres que tienen pene, que no tienen tetas, que no tienen la regla? ¿Has realizado alguna ilustración o ilustraciones con la intención de visibilizar y reivindicar también las cuerpas trans?

Mi trabajo trata de resignificar el significado otorgado al cuerpo de la mujer desde la antropología del sistema heterocispatriarcal, romper con el sistema binario de sexo/género y subvertir el orden de nuestra sociedad.

Mayoritariamente dibujo sobre lo que soy y sobre mí misma, pero también en ocasiones he ilustrado cuerpas trans. Por ejemplo el dibujo más reciente que he realizado sobre los disturbios de Stonewall es un ejemplo de ello.

3. También dibujas a muchas mujeres que gritan. ¿Qué significa, para ti, gritar en un patriarcado más allá de alzar la voz en una manifestación? Teniendo en cuenta que no todas podemos gritar, ya sea en su sentido más físico por algo tan evidente pero a la vez tan invisible como las diferentes capacidades físicas de cada mujer, como en su sentido más metafórico por diferentes situaciones de mujeres que todavía no se atreven a ser una parte activa de la lucha por nuestra liberación. Hay algo desgarrador, también, en tus ilustraciones de mujeres gritando. ¿Qué conciencias crees que remueves al representar ese desgañitarse, ese dejarse la piel por una causa tan crucial?

Para mí dibujar mujeres gritando habla de que lejos del silencio que el patriarcado un día otorgó como uno de los valores más importantes de la mujer, mis ilustraciones no se callan, no tienen los labios cerrados, ni la boca ni los labios vulvares.

Esas dificultades para decir lo que pienso también las he tenido y las tengo, aunque estoy aprendiendo a superarlas. He sentido impotencia por querer hablar en público y no ser capaz de hacerlo, durante casi toda mi vida, por sentir que lo que pensaba no tenía sentido, ni merecía ser escuchado. A través de mis dibujos, hablo también de esto y de la necesidad de cambiar el orden establecido participando en todas las esferas públicas y sociales, escuchándonos, reconociéndonos y haciendonos escuchar.

4. Como conocida ilustradora, artista feminista, tu obra se ha vuelto viral; y habrás recibido muchas buenas palabras, muy sentidas. ¿Puedes hablarnos de alguna de esas anécdotas que a una se le quedan grabadas, frases de agradecimiento y reconocimiento, gestos de compañerismo y sororidad que no se olvidan?

Tampoco soy tan conocida, esa es la verdad. Pero si que he tenido muchas experiencias muy positivas relacionadas con mi trabajo. Lo que más me conmueve, después de todos estos años es una sensación que me acompaña siempre y que se hace intensa en los momentos más difíciles. La sensación de que no estoy sola, de que nunca voy a estarlo, pues me siento parte de una red muy grande que se extiende a nivel global y que está formada por personas de todas las edades, partes del mundo incluso por quienes ya no están, pero que han dejado con nosotras un legado que sigue vivo.

5. Ahora mismo, estás en medio de tu campaña de recaudación para poder hacer realidad el Calendario y Agenda Feminista de 2018 bajo el lema "Viva la Victoria": Grandes Logros Feministas y Comunitarios. Nos cuentas: "en estos tiempos convulsos e individualistas que vivimos, recuperar estas hazañas, traerlas a nuestra vida diaria y darles fuerza e importancia es un ejercicio de memoria colectiva y de genealogía feminista, y que nos ayuda a recordar que la unión es la manera de derrocar al sistema capitalista racista y hetero-cis-patriarcal". ¿Qué estás aprendiendo durante este proceso que tanta esperanza debe desprender al volvernos conscientes de la fuerza de nuestra lucha, de la fuerza de nuestra unión? Y ¿cómo crees que puedes aportar tu granito de arena a la lucha por la liberación de las cuerpas racializadas y migrantes, de las cuerpas disidentes sexuales o LGTBI, por medio de la ilustración (teniendo en cuenta que muchas veces el arte feminista se limita a la reivindicación de la lucha y las imágenes de mujeres blancas, occidentales, cisgénero y heterosexuales)?

Estoy aprendiendo a gestionar una de las partes que más me cuesta de mi trabajo y es la de monetizar mi tiempo y mi creatividad. Tengo que reconocer que detesto necesitar dinero o vender mi trabajo, pero a la vez me hace muchísima falta como a todo el mundo, pues tengo personas a mi cargo y estoy aprendiendo con la financiación colectiva a sentirme menos incómoda con esta parte del trabajo.

Mi granito de arena está intentando ser interseccional y representar la liberación de las cuerpas racializadas y migrantes, de las cuerpas disidentes sexuales o LGTBI, a nivel global y no sólo desde la perspectiva euro blanca. En primer lugar me he propuesto dibujar sobre comunidades de todas partes del mundo y sobre logros que no fueran especialmente conocidos aunque sí significativos por lo que han supuesto en sus comunidades y el efecto mariposa que han tenido y siguen teniendo.

Mi ilustración del mes de Mayo sobre los disturbios de StoneWall, con motivo del día contra la homofobia y la transfobia habla de de las cuerpas disidentes sexuales o LGTB. Como sabemos fueron liderados por mujeres negras trans. Subrayar y visibilizar lo significativo de las luchas colectivas y el legado que acontecimientos a lo largo del planeta y de la historia han dejado y lo que ha supuesto para cuestionar el orden establecido. Son ejemplos de múltiples feminismos derrocando los múltiples patriarcados.

6. Por último ¡estoy segura de que a todas nos encantaría que nos hablaras un poco más de ti! Háblanos de aquellas aficiones, gestos, vínculos que prenden la mecha de la esperanza en medio de la penumbra de este mundo tan cruel; del deporte, la espiritualidad, los lazos con otras personas (y sobre todo, con otras mujeres)... del arte en todas sus formas, tanto en calidad de creadora como de público y consumidora... del activismo, también

Pues hace dos años que he sido mamá, mi vida gira en torno al artivismo feminista mientras cuido de mi hija. Resulta que nunca me había imaginado lo que significaba realmente. Sigo abrumada de lo que supone tener una personita creciendo a tu lado, del abanico de sentimientos que ni me había imaginado existían.  También durante esta etapa mi faceta artivista se ha hecho más intensa y los lazos con otras personas y sobre todo, con otras mujeres me han resultado el sostén, la fuerza con la que conseguir superar la adversidad aprendiendo y creciendo tanto en el plano personal como profesional, tanto en el plano físico como en el virtual.